31 ene. 2016

Las matemáticas no sirven tanto como nos dijeron

Los sentimientos, lo etéreo, cómo se mide?
Por unidad está claro que no.

Metros?
Ay, Moccia. Cómo decírtelo?
Va a ser que no.
Ni distancias, ni órdenes de acercamiento, medidas de un colchón o un piso.

Kilos?
Como si una báscula de farmacia pudiera saber de una relación tan íntima.

Litros?
Como no sea la velocidad en las cenas al verse, lo veo complicado.
Aunque me suena de alguna canción "Bebernos a besos"...
No, no creo que encaje esta medida.

Meses, años?
Rotundamente no. Hay más amor en algunos inicios que en años de otras historias.

No puedo seguir intentando materializar esto.
A todos nos dijeron matemáticas se usan toda la vida, pero, en cuestión de amor, es imposible.

Qué número da con nosotros?
El año que empezamos?
Los minutos que separa la línea de autobús?
Los años de amistad previa?

Yo lo siento, pero no puedo poner una cifra a lo nuestro.

Para decir moñadas de 8 tumbado y similares, ya estará el tiempo.
Él supo cómo y cuándo juntarnos; es más listo que nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario