27 ene. 2016

Proyectos

Si supieras la mitad de mis sueños, me tomarías por loca.
Ya lo haces con los pocos que conoces.

Y es cuestión de tiempo que se cumplan.

No tengo prisa, pero sé que, cuando llegue ese día, seré más feliz de lo que nunca pude imaginar.

Si esta realidad ya es brutal, no me quiero imaginar lo siguiente.
No hablo de viaje, ni de llaves, ni papeles.

Hablo de naturalidad, siempre.

Y mirar el sofá y que no haya tanto espacio, que todas las noches estés en mi cama, de que el segundo armario de la habitación esté con tu ropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario