18 mar. 2016

Niño de cuna

Una vez te me quedaste dormido tras contarte un cuento personalizado.
Sabes que me encanta jugar con tus rizos y acariciaste.

Y que me haría ilusión, cuando te crezca un poco, lavarte el pelo.

Será columpiar mis manos ancladas a tu pelo, anclada a ti; sumergida en espuma fresca, como olas de mar.

Mecernos a ese ritmo lento y acompasado hasta que nuestros cuerpos decidan aminorar sus ritmos cardíacos.

La idea del título me la ha dado otro blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario