15 mar. 2016

Una vez fue

Mi mayor defecto es que pienso demasiado.
Recuerdo demasiado.

Mi primer esguince, con ropa de ballet, a un piso de mi aula.
Mi primera vez, una noche de verano.
Mi primera vez en León.

Tantas.
La primera vez, en años, que alguien me vino a buscar tras ejercicios de suelo y barra.
Mis primeros pasitos al ritmo de música imaginaria.

Mis primeras zapatillas de ballet, un 26.

Tengo mis días nostálgicos, sí.
Y necesito que está tarde me digas lo que sólo tú me llamas.

Siempre pequeña b.

No hay comentarios:

Publicar un comentario