4 abr. 2016

Comodidad

Cómo es eso de echar de menos a alguien que se lleva tan dentro?

No hablo de fundirnos, de que me beses como si tuviéramos 15años ni de salir por ahí.
Lo que echo de menos es ver tus ojos brillando, muy cerca de los míos.

Incluso cerrados, cuando duermes y mis manos se pierden en tus rizos.
Soy rara.
Me vuelves loca, estés como estés.

Y paso de la gente, no quiero nada de lo estándar.
Me viste "borracha" por cuestiones de salud, pero ya.
No me avergüenza ser vulnerable, pero no más de lo necesario.

Una vez, sólo una, he dejado que me abrocharas la chaqueta, sin necesidad.

Pero qué más da?
Tu madre seguirá llenándome de tuppers, estando mi nevera llena.
Tú seguirás insistiendo en que cene, sabiendo que no me salto ninguna comida.

Y así siempre.

Luego nos pelearemos por qué compañía contratar o el sitio del sofá.
Esto último no creo.

Mi pausa diaria, mi calor, mi calma, eres tú.
Y no se lo dejo a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario