28 jul. 2016

Sin aparentar

Curioso.
La primera conjugación de palabras que se me ha ocurrido para titular esta entrada es una de hace años, con J.

Porque estar contigo es la única opción... sin contar Tato, que no tiene dobles intenciones.

Como dice Risto, tú eres leal, no fiel.
Y qué bonito es eso!
Podemos fundirnos en una misma piel, cuidarnos el uno al otro como a un familiar o hacer el tonto y echarnos unas risas como amigos.

La gente que necesita "citas" para sentirse pleno en una pareja.
Componentes?
Una suma de dinero (cenas, hoteles, viajes, cines...)
Y habitualmente sexo.

Nosotros, tú y yo, nos contamos los sueños, aunque cada vez importen menos; nos devoramos en momentos de compra diaria y nos vale con una cena de tapeo, sin cañas ni cubatas, para llegar a mi portal y que tú me beses hasta hacerme olvidar todo.

He llegado tarde a casa para ver la serie que he vuelto a disfrutar; pero estar contigo es todo, y gratis.

Estar contigo son ratitos en los que calzo las puntas, algo que creía prohibido para mí, sin miedo a resbalar porque tú me sostienes.

En otra serie de esta tarde un matrimonio se daba cuenta que habían olvidado sus votos, pero los renuevan.
Siempre hay que renovar las promesas.
Ser leal.

No me prometas rutinas de romanticismo, promete que no te sentirás ahogado sin contármelo, que no dejarás que yo me ahogue.
No me prometas estar absolutamente siempre, estarás cuando sientas que necesitas estar, como yo contigo.

Contigo no hay mil cosas que veo en relaciones que conozco, como cenas en orientales, resacas, lencería pensada para ser quitada ni puertas abiertas de historial sexual.
Porque no hace falta. O, simplemente, porque no quiero perder el tiempo en aparentar, para el qué dirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario