8 ago. 2016

Recuerdos en forma de pesadillas, algún dia desaparecerán

Siempre hay noches que dejan un sabor amargo al día siguiente.
"Parches" superados que el subconsciente insiste en recordar.

Mi niño, hoy no va contigo la cosa. De hecho gracias a ti conseguí no tener miedo mezclado con asco a un género entero.

Queridos otros:
Aún recuerdo cada mirada de posesión, cada vez que no me creísteis cuando dije que tenía miedo; cada orden, cada mentira creída.
Recuerdo cuando revivía el desgarro muscular en clase, sólo que en el sueño había manos que insistían en que volviese a pliés imposibles.
Recuerdo la oscuridad, la falta de aire.

Lo peor son los olores.
No sé si será cierto o sólo excusa para rellenar un libro de Marc Levy, pero, si la memoria olfativa es ilimitada, puedo asegurarlo y odiarlo.
Parece absurdo, pero preferiría recordar con nitidez 100% todo lo demás y poder desprenderme de los aromas.

Olor a sangre, a neumático quemado, a ciertas colonias masculinas, a trasteros, a hospital, a humo.

Porque olvidar la presión de manos que retienen, las cosas que no llegaron a suceder... es más sencillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario