19 nov. 2016

La vida no es marketing

No entiendo el mundo.
Insisten en hacer merchandising (estudio de escaparate) a todo.

Si tienes cáncer, te pones peluca.
Si tienes miedo, te pones un punto negro en la mano.
Y si no puedes dar vida, adoptas.

No, no y no.
Nada en este mundo, ni la sociedad ni nada nos puede obligar a que llevemos algo tan personal de la manera establecida.

Un viudo se casa si quiere.
Un "saquito de traumas" confía en los psicólogos si le da la santa gana.
Y una vida o una muerte no te obliga a postureo eclesiástico si no crees en ese rollo.

Puedo parecer muy radical, pero es que parecemos gilipollas.
El 80% de las personas siguen lo que les inculcaron de pequeños.
Cree en...
Tienes que hacer...
Tu objetivo...

No.
Yo al menos, no.

Me dejé llevar demasiado tiempo y a demasiados lugares, pero tengo las cosas demasiado claras ya.
Desde el color de mi futuro sofá hasta los viajes que algún día haré.

Mi filosofía de vida cambió muchas veces, pero al final acerté.
Cuanto más trague, mejor será la recompensa.

Y desde entonces, no permito que nadie decida por mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario