24 ene. 2017

No compito

Echar de menos algo que sabemos que no va a volver es duro.
Competir respecto a ausencias me parece sucio.
Y la compasión interesada ya me da náuseas.

No pretendo ser lo que no llegué a ser en otro tiempo; sólo quiero intentarlo, contigo.
Como siempre.
Por qué​ no, después de intentar tantos imposibles.
Para qué dejarme llevar por esa corriente de autodesconfianza?

Sé los tacones que nunca calzaré, las velocidades que existirán ajenas a mí, pero hace tres años no me veía en piscinas, ni compartiendo sábanas, ni buscando escapadas, ni volviendo a intentar.

Volver a intentar no por echar de menos esas sensaciones sino sacar esas experiencias del pasado y vivirlas contigo, de otra manera pero contigo.
Contigo todo es fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario