8 ene. 2016

Entre ruido

Toqueteos a la pantalla del móvil, gemidos que se escapan de bocas cerradas y cosquillas que acaban en patadas hacia todas partes.

Nada de sábanas, nada de piropos y casi nada de piel, pero todo de sexualidad.

Hace más de una década, en una tutoría, nos enseñaban la diferencia entre el sexo y la sexualidad.

Allá voy.
El sexo acaba cuando nuestros cuerpos se secan.
La sexualidad no acaba hasta que somos olvido.

Atención, sensación, afecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario