12 abr. 2016

Fácil

Yo también pensaba que el silencio de vivir sola sería muy bueno, para reflexionar y conocerme.

Pero llega un momento en el que ya te conoces tanto que aborreces tus debilidades, porque todos las tenemos.

Las ves venir, e intentas huir de pensamientos que te van a hacer romper, pero siempre es tarde.

Cuando estás con personas cerca es más difícil caer en más debilidades, porque te aportan ideas externas, no tan destructivas.

Reconozco que tengo una parte muy pesimista, pero tú sabes que la idea de vivir así me daba pánico.
insistías en que nunca tendría que dormirme sola, y los primeros meses tuvo que ser así a menudo.
Pero ahora es raro cuando no me duermo sobre ti.

Estarán las paradas de bus, bares que fueron únicos. Y canciones.

Pero me quedo con lo nuevo, con lo que está por llegar.
Me quedo con todo lo que sueño y no te cuento.

Ya no es una tripa abultada, ni un papelito nuevo en el buzón.
Son momentos que espero ansiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario