15 abr. 2016

Libre

Quien quiera fumar es responsable de su dinero y su salud.
Quien quiera beber es consecuente de su inconsciencia.
Quien critique debe acarrear con otras críticas.

Creo que el problema es que creemos que la libertad es infinita, que no acaba donde empieza la de otros.

Ayer vi una publicación que me hizo mucha gracia, pese a ser triste.
En un país han reconocido derechos a un ser vivo.

"Es que ellos no hablan, ni saben hacer cosas productivas"
A ver si los animales van a a ser los autores de estos comentarios.

Que no hablen no quiere decir que no sientan. Y, por raro que parezca, yo diría que son más coherentes que muchos de nosotros.
Ellos no crean arte de una matanza, ni presumen más allá del objetivo de reproducción.

Los lobos, los malísimos de los cuentos, sufren persecuciones, sin comerlo ni beberlo. Luego nos ponemos generosos en casos de hurto de alimentos.

Koalas en peligro de extinción?
Ay, pero es que está de buena la ternera con bambú de los restaurantes orientales!

Que vale, me parece bien.
Come lo que quieras, juzga a quien tengas que juzgar y contamina lo que quieras.
Yo sólo flipo con la de enfermedades nuevas que salen. Que sí, un hacker crea los virus para crear la necesidad del antivirus, pero la capa de ozono no se la carga una farmacia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario