7 abr. 2016

Mantenimiento de sueños

Quién me iba a decir que iba a estar comprando gomas para practicar estiramientos de ballet?

Con el yoga aprendí a respirar, suena a chiste.
Y hace una semana he aprendido a caminar, otro chiste.
Pero qué bien sientan agujetas en músculos que tenía abandonados!

Qué bien sienta que ciertas personas me llaméis bailarina!
Qué bien sienta notar presión en donde hubieron desgarros musculares!

No sé el momento exacto en el que me volvieron las ganas. Creo que ni siquiera fue yendo a Hélade.
Soy autodidacta.
Sí, ha sido importante cada fase, series, canciones, libros, colgantes...

Pero otra cosa.
El amor a esa molestia de estirar un músculo, un poquito más, cada semana.
Que se rompa, por uso, la goma con la que estiro.

También se rompieron mis miedos, muchas de mis manías.
Pero tú me ayudas a colocar bien los pedazos, siempre escuchando dónde quiero que sean colocados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario