2 abr. 2016

Nunca es demasiado

No me sorprende sentir agujetas en músculos que antes no forzaba.
Ni que las tallas se rellenen.

No me sorprende la envidia, las malas lenguas, las gilipolleces que dice la gente.
Para eso ya está Twitter.
Cualquier mentira puede ser tendencia.

Obsesión por destacar, por ser el primero.
No quiero ser la que más escriba, ni batir récord de abdominales por minuto, ni nada más que ser feliz con lo que hago.

Tengo demasiados recuerdos?
Pienso demasiado?

Hace 2 años lo dije.
Nunca hay demasiado.

Nunca habrá demasiada vida para que deje de compensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario