1 ago. 2016

Deja que me quede un rato más

He vuelto a sentarme en el mismo sitio, de la misma forma. Sólo que la última vez era martes.

Soy muy consciente de que este bache está durando demasiado, que urge terminarlo.
Mientras mi cuerpo no rechace alimentos y haya ratos en los que sonría, me vale.

Pero me matan algunas frases. Preguntas como "seguro que estás bien?" me desmontan la armadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario