16 ago. 2016

Primer dia, expectativas

No consigo entender esto.

Durante años, por no decir toda mi vida, las cosas cojeaban irremediablemente.

Ya podía ser exceso de mentiras y autoridad o carencia de ilusiones, pero siempre faltaba el lacito del regalo.
Una persona, varias; frases que no se dijeron, playas que no se compartieron.

Pasillos de hospitales, niños que nunca actuaron desde la inocencia.
Falta de cobertura, de camas, de mar, de X comida.

Hasta que un día, todo está bien.
El césped no hay que cortarlo, la comida se encuentra sin problema, conexión WiFi, sin calor asfixiante y toda la ilusión de un niño, que mil veces es lo que nos salva.

Y, con "de qué te ríes", con animales, con hamacas, con páginas para leer recién levantada.
Se prevé una semana inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario