23 nov. 2016

Naranja y gris

Estos momentos, a veces días, de satisfacción tan plena hacen que todo valga.

En cuanto a nosotros, lo puedo comparar a ese ataque de ansiedad de varias horas en plena madrugada, ése que poco después fue un viaje de sabores a Roma.
En cuanto al mundo, podría decir que es un tsunami en sentido inverso.

Equilibrio de emociones, tal vez.

Cuando esperé durante años para que los espejos de clase tuvieran una barra y un platito con talco, fue esperar.
Cuando me animé a ir a Hélade, regresé.
Cuando decidí volver a probar, anclada al suelo, salió de mí.

Esperas, vives y repites.
Vives.

Y si las paredes del mundo no tuvieran la luz del sol?
Y si todo fuese igual que en otro tiempo?
Y si mi inseguridad queda restringida a días y personas concretas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario