3 dic. 2016

Niños mágicos

El materialismo siempre estuvo ahí.

Recuerdo perfectamente el primer año que estuve tentada a no pedir juguetes en mi carta de Reyes.
Desde pequeños nos quieren decir que lo físico es lo más mágico del universo.

Ese año yo no quería una mascota electrónica, ni muñecas ni CDs de nadie.
Tal vez por eso dejé de ser niña poco después.
Tuve el maquillaje de niña hasta hace poco, relativamente, pero el chocolate cambió, los veranos cambiaron, las series de dibujos o las personas, también.

Con 11 años recuerdo que me desperté de una pesadilla relacionada con quien ni entendía el concepto pesadilla, pero hace poco lo comprendí.
Por eso sé que las personas cambian.

Las ilusiones también.
Lo mejor de las muñecas era crear diálogos junto con otra voz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario